Testosterona y ejercicio

La testosterona es clave para el rendimiento deportivo. Esta hormona sexual (principalmente masculina) está presente en todos los mamíferos, incluídos los del sexo femenino.

Se trata de un claro esteroide anabólico natural, es decir, incrementa las acciones anabólicas, tales como el crecimiento muscular (hipertrofia). La testosterona tiene una relación directa con el cortisol, la hormona opuesta, que hace un efecto catabólico en el organismo, es decir, pérdida de masa muscular y, por tanto, del rendimiento deportivo, entre otros…

Mientras que el cortisol se produce en períodos de estrés e inactividad, la testosterona es justamente lo contrario, es decir, nuestro nivel de testosterona aumenta según la práctica deportiva que realicemos y el tiempo que le dediquemos. Entrenar grandes grupos musculares en un gimnasio, tales como piernas o espalda, pueden requerir más de un día a la semana, pero sí favorece la producción de testosterona.

De hecho, es importante comentar que, si realizamos ejercicios de hipertrofia, debemos comenzar la semana con grupos musculares amplios, para tener un nivel de testosterona que nos proporcione un mejor rendimiento a lo largo de la misma semana. Cuando la testosterona está alta, el cortisol estará bajo y viceversa.

Anuncios

Comenta aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s