OMS y carnes rojas

Buenas a todos, amigos del deporte!

A finales del año pasado hubo una pequeña invasión de pánico en la población española.

La OMS recomendó no comer carnes procesadas, ya que presumiblemente aumentaban con creces el riesgo de cáncer. Pues bien, la gente que ya sabía algo sobre la materia no se vio sorprendida (sólo hay que ver la cantidad de estabilizantes y aromatizantes que contienen muchos productos), y nos avisó con un educado “os lo advertirmos”. La verdad es que, después de unos cuantos ataques de cólera, la población dejo de comprar masivamente este tipo de productos, algo que a día de hoy, ya parece haber caído en el olvido.

Desde el punto de vista del deporte, tanto si tu objetivo es mejorar tu rendimiento, como perder peso o aumentar tu masa muscular, no deberías comer este tipo de productos (o hazlo una vez de Pascuas a Ramos):

  • Hamburguesas, sean de lo que sean.
  • Salchichas
  • Embutidos, especialmente aquellos que ya de por si contienen un alto porcentaje de grasa.
  • Alimentos que se encuentren envasados o que tengan un toque demasiado ” industrial ” yo tampoco lo recomendaría.

En resumen,  si hay que comer carne, yo recomendaría la blanca, especialmente pollo, codorniz o conejo. Las carnes rojas son de ingestión recomendable pero con menor frecuencia, ya que comprometen algo más nuestro estado general de salud a largo plazo.

 13219762_1085111921531833_1817372020_n

Anuncios

5 motivos para entrenar piernas

Buenas a todos, amigos del deporte.

En nuestro entorno podemos encontrar mucha gente (normalmente chavales) que tienen un físico que estéticamente es espectacular de cintura para arriba, pero el tren inferior deja mucho que desear. ¿Por qué ocurre esto? Bien, principalmente una persona suele fijarse más en la parte de arriba de su cuerpo (la que más se puede ver y lucir principalmente), pero no se centra en la parte inferior que, irónicamente, es la más importante y la más necesaria para nuestro día a día y, por tanto, para nuestro entrenamiento.

FB_IMG_1457884474996

Cinco motivos para entrenar piernas en el gimnasio:

  1. Subidón hormonal. Efectivamente, al entrenar piernas la testosterona sube muchísimo sus niveles en las horas/días siguientes. Al subir la testosterona, tenemos mayor posibilidad también de aumento de volumen muscular a nivel general en nuestro propio cuerpo.
  2. Quema de calorías. Al ser un grupo muscular tan grande, entrenar piernas y glúteos hace que nuestra frecuencia cardíaca aumente durante el ejercicio. Al tener un pulso más acelerado, nuestro cuerpo comienza a consumir energía más rápido y, por tanto, se llega a una cantidad de calorías quemadas más alta que con otros ejercicios musculares.
  3. Aumento de fuerza. Trabajar las piernas provocamos un aumento de fuerza en el tren inferior del cuerpo, lo que hace que mejore nuestra estabilidad y potencia, no sólo para el deporte, sino para el día a día.
  4. Mejora del rendimiento. Después de los factores hormonales-fuerza, podemos encontrar como consecuencia una mejora en nuestras capacidades físicas, tales como la velocidad y la explosividad en el deporte. Nuestro físico es nuestro mejor aliado para encontrarnos bien y rendir en nuestro deporte favorito, y ejercitar las piernas nos ayuda más que ninguna otra cosa a este objetivo.
  5. Bienestar. Se ha demostrado a través de numerosos estudios que ejercicios como sentadillas, peso muerto, lunge o prensa, están íntimamente relacionados con el aumento de resistencia y quema de grasa del cuerpo a nivel general, por lo que es muy común que, tras una buena planificación de entrenamiento y nutricional, podamos ver efectos no sólo en nuestro tren inferior, sino en cuerpo y nuestra mente.

Qué es la recuperación activa

Buenas a todos, amigos del deporte.

Por si fuera poco con seis días de trabajo por semana, llega el domingo y sigo pensando en mi trabajo y en mi enriquecimiento personal a través de esta web y el deporte. Hoy me gustaría compartir un concepto que muchos desconocen y que está más cerca de lo que imaginamos en cada uno de nuestros entrenamientos: la recuperación activa.

Básicamente, una recuperación activa consiste en la vuelta a la calma tras un ejercicio cardiovascular de media o alta intensidad. Dicha recuperación se basa en la reducción de la velocidad de nuestros bpm (latidos por minuto) poco a poco, sin cesar el ejercicio ni pararlo de forma brusca. Por ejemplo, si corremos 4 km y lo hacemos en un tiempo de 20 minutos, la recuperación activa debería de prolongarse durante los 3-5 minutos siguientes, reduciendo ritmo, intensidad y fuerza empleados a lo largo de la carrera.

Beneficios: Nos ayuda a recuperar de una forma sana y no abrupta, nos estabiliza la frecuencia cardíaca, nos ayuda a quemar un mayor número de calorías y, por si fuera poco, nos proporciona mayor bienestar y relajación después de hacer el ejercicio.

Beneficios del fútbol como deporte

Buenas a todos, amigos del deporte.

Hoy me gustaría hablar de un deporte que es, posiblemente, el más practicado en Europa y América (a nivel de deportes de equipos). El fútbol.

¿Qué tiene de bueno el fútbol como deporte? En primer lugar, es un deporte de alta intensidad cardiovascular. Realmente es como el HIIT (entrenamiento interválico de alta intensidad), pero también depende mucho de la posición en la que juguemos y la variante de fútbol que practiquemos. Como beneficios, tiene sobre todo la gran quema de calorías que produce al ser practicado, la ganancia de fuerza y potencia que produce a nivel corporal (tren inferior), y sobre todo, los beneficios cardiovasculares que conlleva practicarlo, ya que mejora muchísimo nuestra frecuencia cardíaca. Hay otros beneficios como la socialización, el compañerismo, etc… que son de otro tipo. Hablando de físico, yo lo calificaría como un 8’5, mientras que al fútbol sala le pondría un sobresaliente.

¿Qué tiene de malo el fútbol como deporte? Si eres proclive a las lesiones, ten mucho cuidado, el fútbol tiene una cantidad de giros, cambios de ritmo, controles y otros movimientos que pueden rompernos literalmente en cuestión de medio segundo. Procurad calentar bien, tened cuidado con los estiramientos y, sobre todo, no forcéis ni os metáis una sobredosis de fútbol jugando 3-4 veces por semana. El fútbol es muy intenso, puede conllevar, además de lesiones, malos rollos y peleas con nuestros compañeros… la adrenalina y la testosterona están a flor de piel.

Sed pacientes, cuidaos bien y, sobre todo: JUGAD!!

Corriendo pierdo músculo?

¡Buenas a todos, amigos del deporte!

Me ha estado llegando una pregunta, últimamente más de la cuenta, que os parece muy intrigante a la mayoría de vosotros que, en estas fechas, estáis situando o centrando vuestro objetivo en la pérdida de peso. ¿Se pierde músculo haciendo cardio?

La respuesta es , aunque con un pero de por medio. Según mi propia experiencia es muy difícil mantener un volumen muscular grande después de muchas sesiones de cardio (casi a diario). Claro que también, yo (y perdonen la expresión) soy un poco bestia e intento dar el máximo de mí mismo. No tengo término medio, si quiero cardio lo hago todos los días prácticamente. Sé que no es bueno, pero soy un poco machacón en ese aspecto.

A lo que iba, normalmente la gente me pregunta si es posible hipertrofiar y, al mismo tiempo, perder mucha grasa incorporando a su vez cardio… ya sea de mayor o menor intensidad. Yo diría que de forma natural es imposible conseguir ese objetivo. Hay productos como el clembuterol, que pueden hacerte mantener un mismo volumen muscular y seguir bajando kilos de grasa… pero ya sabéis que tiene un precio el exceso o uso de cualquier estimulante o anabolizante prohibido.

Si estamos hablando de que somos una persona que quiere mantener un volumen muscular y perder peso, se puede intentar, pero siempre haciendo un tipo de cardio de mayor intensidad (incluso HIIT) y cuidando mucho las proporciones de proteínas de la dieta.

El cardio es bueno, nos va a ayudar tanto física como mentalmente, y nuestra salud, sin duda, mejorará.

Ejercicio excéntrico y concéntrico

Según la calidad y velocidad del ejercicio que realicemos, tendremos un resultado u otro en nuestro propio cuerpo. Recordad que todo lo que hacemos en el gimnasio, pista, piscina o campo, repercutirá en nuestro rendimiento deportivo o en nuestro físico a medio-largo plazo. Según la velocidad e intensidad del ejercicio se puede clasificar principalmente en excéntrico o concéntrico (también existe el isométrico, del cual hablaré más adelante).

Ejercicio excéntrico: Consiste en la realización por series de repeticiones muy largas y prolongadas en el tiempo, es decir, con un recorrido largo para el músculo y una velocidad lenta. Por ejemplo, en press de banca, podríamos subir la barra de una forma explosiva y bajarla de una forma completamente lenta y progresiva. ¿En qué nos va a ayudar y para quién se puede recomendar? Nos va a ayudar a ganar fuerza útil, a mejorar nuestro rendimiento deportivo, a elongar el músculo y a mejorar la vascularización. Se puede recomendar para deportistas (de élite o no), para usuarios de gimnasio cuyo propósito sea ganar fuerza y/o mejorar en algún deporte en concreto, y para mejorar la funcionalidad de nuestro propio cuerpo. RESULTADOS: NO VISIBLES PERO ALTO RENDIMIENTO.

Ejercicio concéntrico: Como su propio nombre parece indicar, “concentra” el movimiento, es decir, existe un recorrido más corto y acelerado del propio ejercicio en sí. Por ejemplo, si hacemos una sentadilla, se puede realizar con una velocidad rápida o intermedia pero con un recorrido bastante más corto. ¿En qué nos va a ayudar y para quién se puede recomendar? Realmente nos va mantener en una fuerza bruta e incluso mejorar tiempos y pesos muy rápido, subiendo prácticamente de peso cada semana. Se puede recomendar para usuarios que quieran bajar de peso, definir un poco más el músculo y, a su vez, realizar un entrenamiento más corto e intenso. No lo recomendaría para ganar funcionalidad o coordinación en algún deporte en concreto. RESULTADOS: VISIBLES Y ESTETICOS PERO BAJA O MANTIENE RENDIMIENTO.