5 cualidades para un buen instructor

Hoy voy a escribir sobre qué tipo de virtudes permiten que un instructor fitness, preparador físico, entrenador personal o monitor de actividades dirigidas pueda disfrutar más de su trabajo y, a su vez, realizarlo de la mejor forma posible:

  1. CARISMA: Es posiblemente lo más importante. Algunos entrenadores, en cuanto empieza nuestro entrenamiento dirigido, nos transformamos y somos prácticamente otra persona. Algunos podemos pasar de ser muy o excesivamente tímidos en la vida personal, a ser un torbellino y un nervio en el trabajo. La gente, ya sea clientes o alumnos, consiguen motivarse más viendo a una persona activa, divertida y que les otorgue confianza. El don de gentes es fundamental.
  2. BUENA FORMA FISICA: Si vas a entrenar a un grupo de personas, club o incluso niños pequeños, por favor, ¡Cuida tu forma! No puede ser que nosotros mismos nos asfixiemos realizando un ejercicio que van a hacer las personas a las que instruímos.
  3. DAR CONFIANZA: Tu alumno o cliente puede ser tu amigo, eso ni lo dudes. Con los niños sí hay que mantener una disciplina y una jerarquía algo más férrea, pero trabajando con adultos, el hecho de confiarles alguna historia personal, darles respuestas a problemas que ellos mismos tienen o incluso verlos fuera del entrenamiento no tiene por qué ser una barrera.
  4. SENTIDO DEL HUMOR Y LA IMPROVISACION: Un entrenamiento es como una clase, puede pasar de todo y puede haber numerosas equivocaciones y lapsus por nuestra parte. No te preocupes, es totalmente normal, no eres el único. Si bien el sentido del humor y las “salidas” divertidas son un don innato, la improvisación puede no serlo. Se puede/debe aprender a improvisar ante fallos y errores de cálculo. Abre tu mente, reconoce tus errores y no dejes que tus carencias oculten tus virtudes.
  5. SABER PROGRAMAR: Por favor, duren más o menos tus entrenamientos o clases, preocúpate de que todos consten de las 3 partes fundamentales (calentamiento, parte principal y vuelta a la calma). Jamás olvides una de ellas, ya que cada una complementa a la otra. No olvides que el alumno o deportista sabe también que le va a faltar algo.

¿Qué hacer si nuestros alumnos son más experimentados o tienen algo que decirnos? Bueno, ahí añadiría una sexta parte: SABER ESCUCHAR. Se puede dar el caso de que des clase de pilates o pádel por ejemplo a una persona que lleva más años entrenando que tú o que entiende más de la materia incluso como aficionado. En ese caso lo que recomiendo es escuchar a la persona, no alarmarse, debatir y, llegado el caso, aplicar lo que veas conveniente de sus teorías o conocimiento.

Tanto ellos como nosotros aprenderemos. Feedback!

Anuncios

Afrontar nuevos retos

Después de un tiempo sin escribir, tengo la oportunidad de estar nuevamente activo en esta página (y tiene pinta de que va para largo). Han sido semanas con mucho trabajo y nuevas metas y objetivos por delante, pero vuelvo para hablar de los retos a nivel físico propuestos.

Basándome en mi propia experiencia, he de decir que durante los meses de septiembre-noviembre de 2015, estuve realizando ejercicios acordes a una programación de preparación física que yo mismo me hice. Si os digo la verdad, el fin fue puramente estético, para verme mejor y no pensé demasiado en una programación para mejorar el rendimiento deportivo (tal como hice en 2014).

En resumen, en tan sólo dos meses y medio pasé de pesar 89 a 96kg, y no precisamente de pura grasa. La cuestión es ¿Cómo puedo hacer crecer tanto el músculo? Obviamente de esos casi 7 kilos que aumenté, no fue puro músculo, es una locura pensar que no ha aumentado el porcentaje de grasa corporal, por supuesto que sí aumentó. DIETA + EJERCICIO.

Lo más interesante fue que, a base de ejercicios más funcionales y, sobre todo, EXCENTRICOS, pude, nó solo aumentar mi fuerza e hipertrofiar (con resultados visibles), sino que gané coordinación y continué en la misma línea en otros deportes que practico normalmente, como por ejemplo el Fútbol Sala.

A día de hoy mi objetivo ha cambiado y estoy realizando una programación basada en la pérdida de peso, déficit calórico y cardio… mucho cardio. Actualmente peso 89kg, por lo que he perdido esos 7 kilos que aumenté, y mi objetivo (ya no tan lejano) es de volver a los 81-82 kg que pesaba en la época en la que corría y jugaba a fútbol sala. De momento la progresión va bien, lenta, pero bien, como debe de ser. Volveré con fotos y ejemplos de entrenamientos que he venido haciendo estas semanas.

Saludos!