Estiramiento estático vs fuerza

Hace ya años que publiqué una entrada que trataba el tema de los beneficios y posibles problemas entre el entrenamiento recurrente de fuerza y rendimiento estirando de forma estática, especialmente justo antes de un evento o competición.

Como ya sabemos muchos, los artículos y los estudios referentes al entrenamiento  van cambiando mes a mes, año a año. Pasado bastante tiempo después de publicar esta entrada en retogym.com, podemos encontrar la siguiente información complementaria reciente abordando el tema del estiramiento estático.

Pese a que es un tema más que discutido, recientemente un estudio (Ikeda N y Ryushi T, 2018; J Strength Cond Res 29-ago; doi: 10.1519/JSC.0000000000002819) elaborado a lo largo de seis semanas ha demostrado que el estiramiento estático aumenta el rango de movilidad articular y la flexibilidad, pero llama la atención que, curiosamente algo que se utiliza especialmente en deportistas de resistencia aeróbica, de equipos y de atletas, DISMINUYA la fuerza-resistencia y solamente sea beneficioso para conseguir mantener una mayor fuerza una vez tengamos esa extensión máxima articular. Es decir, se trataría de un buen hábito si nuestro objetivo es ganar movilidad y prevenir ciertas lesiones, pero perjudicial respecto a la resistencia muscular, algo vital para la mayoría de deportistas.

Fuente:
https://www.fisiologiadelejercicio.com/efectos-del-estiramiento-estatico-sobre-la-fuerza-y-resistencia-muscular-2/

Anuncios

Concepto de sobreentrenamiento

RETGYMGOT

Recientemente han salido una serie de vídeos e informaciones de videobloggers hablando acerca del sobreentrenamiento. Hoy vamos a aclarar en qué consiste y cómo se manifiesta este problema en el deportista.

Si bien se pudiera asociar con algún síntoma, lo cierto es que el sobreentrenamiento es bastante complicado de identificar. A priori consistiría en la pérdida gradual del rendimiento habitual de un deportista -de élite o no- en el cual los niveles hormonales comienzan a estar en declive, entre otros “síntomas”.

A pesar de continuar entrenando y llevar un entrenamiento aparentemente normal e incluso progresivo, una persona sobreentrenada no llega a conocer su estado hasta que ya está bien avanzado, de hecho es el preparador o los entrenadores los primeros en darse cuenta de esta situación: pérdida de resultados, sensación de cansancio precoz, menor fuerza, disminución de la resistencia, naúseas, dolores musculares inexplicables… aunque uno de los más característicos es psicológico: querer y no poder.

El ser humano es ambicioso por naturaleza y, una vez que llega al pico máximo de su propio rendimiento, sigue manteniendo una tendencia a querer mejorar, sin importar la dosificación y planificación de sus preparadores para sí mismo. Es en este momento en el que se tiene que “intervenir” al deportista sobreentrenado y rebajarle la carga, haciendo también entrenamientos alternativos y ejercicios nuevos o poco habituales en sus entrenamientos. Una vez identificado deberíamos incidir sobre los siguientes factores:

  • ALIMENTACIÓN E HIDRATACIÓN.
  • CURACIÓN DE POSIBLES ENFERMEDADES/INFECCIONES ASOCIADAS.
  • MEJORA DEL DESCANSO Y DEL SUEÑO.
  • MODERAR EL ENTRENAMIENTO.
  • PACIENCIA (PUEDE LLEGAR A DURAR MESES).

Cuatro tipo de liderazgos en el entrenador

La personalidad y madurez del entrenador va cambiando con el paso del tiempo. En un momento dado, se puede llegar a tomar una serie de decisiones que acaben en errores de los cuales nos llevamos una serie de enseñanzas que ayudan a modificar nuestro estilo de tomar decisiones o liderar un proyecto, tanto es así que, de acuerdo con algunos estudios de psicología deportiva, podemos hallarnos en uno de estos 4 grandes estilos de liderazgo.

Esto no quiere decir que nos “encasillemos”en uno como tal, pero sí podemos cumplir con dos o más características que nos orientan más hacia uno que hacia otro.

ESTILO AUTOCRÁTICO.

Toma unilateral de decisiones (sólo por parte del líder).
Comunicación líder-subordinado.
Exigente.
Absorbe toda la responsabilidad del equipo.

A FAVOR: El equipo tiene claras sus ideas y funciona de forma directa, somos los líderes de todo el equipo, la gestión del equipo es nuestra, devuelve al equipo a una situación de relativa calma.

EN CONTRA: Dependencia y carencia de líderes, ambiente negativo, evitar ser centro de atención.

CUÁNDO SER ESTE TIPO DE LÍDER? Ante la toma de una decisión inminente y una situación inestable.

ESTILO DEMOCRÁTICO

Permite opinar al grupo
Más de uno puede participar en una decisión
El objetivo se basa en los hechos
Cree en el poder del grupo para decidir

A FAVOR: Motiva mucho al grupo y se adquiere una mayor confianza y cercanía, se generan decisiones de mayor calidad y mejor meditadas.

EN CONTRA: Posible exceso de confianza en la jerarquía, el equipo ha de tener la madurez adecuada.

CUÁNDO SER ESTE TIPO DE LÍDER? En épocas estables y tranquilas, en las que un grupo maduro puede reaccionar bien a estos estímulos.

ESTILOS HÍBRIDOS

ESTILO PERMISIVO O AUTOGESTIÓN

El grupo toma decisiones libremente
Sólo se interviene en decisiones estrictamente necesarias
Libertad total

A FAVOR: Se transmite tranquilidad, ideal para liberar tensión y estrés.

EN CONTRA: Evitar “hago lo que me da la gana”, ser flexible y adaptar otro estilo anterior.

CUÁNDO SER ESTE TIPO DE LÍDER? Situación después de mucha presión y desahogo.

(POSIBLE?): TATA MARTINO, ERNESTO VALVERDE, LOPETEGUI.

ESTILO PERSUASIVO

Diplomacia
Sutil
Paternalista

A FAVOR: Obtener información más confiable y de primera mano, mejora la relación entrenador-jugador (amistad).

EN CONTRA: Estilo poco apropiado para decisiones rígidas o comprometedoras, puede generar dependencia.

CUÁNDO SER ESTE TIPO DE LÍDER? Situación de escasa confianza y de poca motivación.

(POSIBLE?): RIJKAARD, MÍCHEL, QUIQUE S.FLORES.

FUENTE: http://psicologiadeportiva-cristhianfo.blogspot.com.es/2015/08/los-4-grandes-tipos-de-liderazgo-de-un.html

¿Qué cambios produce el estrés en el cuerpo? ¿Cómo puedo mejorar ante el estrés?

El estrés es algo que forma parte de nuestras vidas. A través de la asignatura Fundamentos Sociológicos, pudimos impartir un seminario sobre el estrés a corto plazo y crónico, y cómo este influía al atleta y cómo a una persona cualquiera de nuestro entorno.

 

Tal y como se puede ver en este documental, el estrés crónico provoca unas alteraciones metabólicas y físicas que nos acarrean unas consecuencias que pueden llegar a ser muy graves. La muerte prematura de un individuo puede estar íntimamente relacionada con enfermedades graves provocadas a su vez por una situación de estrés crónico o constante. Miles de deportistas han dejado sus carreras causa del estrés al que se han visto sometidos, a veces por situaciones externas (muerte de un ser querido, problemas económicos, etc…).

Existe otro tipo de estrés que nos puede activar físicamente. El estrés que se genera ante una situación de riesgo inesperada (estrés a corto plazo) o FASE INICIAL, provoca que nuestro cuerpo pueda llegar a dar el 100% en casi todos los aspectos físicos gracias a la gran cantidad de adrenalina que segregamos como mecanismo automático ante tal situación.

El estrés crónico es una situación en la que el cuerpo comienza a fallar. Normalmente es provocado por situaciones inestables familiares o laborales. El cortisol y otras hormonas que generamos ante tales situaciones provoca que nuestra masa muscular se vea reducida y nuestra capacidad areóbica y cardiovascular a su vez también. En este gráfico podemos observar algunas consecuencias a las que nos puede llevar el estrés crónico:

¿Cómo sabemos si vivimos estresados? ¿Qué podemos hacer ante este tipo de situaciones?

  1. Comprobar si padecemos algún síntoma de la tabla que se nos manifieste de FORMA CONSTANTE en nuestro día a día.
  2. Acudir en su caso a un especialista (psicólogo).
  3. No dejar de entrenar con regularidad o, en su defecto, acudir al gimnasio. El ejercicio físico es la mejor terapia ante el estrés.
  4. Dar una mayor intensidad a nuestros entrenamientos y aumentar cargas en musculación. Aumentará nuestra testosterona y contrarrestaremos la hormona catabólica que provoca pérdida de masa muscular.

Efectos del calor y síntomas durante el ejercicio

Con la ola de calor que estamos viviendo es normal que muchas personas se priven de entrenar, sobre todo si es al aire libre, pero podemos encontrar mucha gente que, a pesar de que podamos llegar a temperaturas superiores a 40 grados, siguen realizando sus rutinas de ejercicio al aire libre. Este post va para concienciar sobre los principales síntomas y consecuencias de hacer ejercicio ante tales condiciones, de menos a más:

  1. SED: El primer síntoma que notaremos es que nos quedaremos con la boca totalmente áspera y seca, sensación muy parecida a la que se siente después de hacer ejercicio de alta intensidad rozando el umbral anaeróbico.
  2. CALAMBRES/TIRONES: Es uno de los síntomas inmediatos ante la falta de líquido. Normalmente quien los experimenta suele cesar el ejercicio al momento, pero hay ocasiones en las que los calambres son pequeños y poco dolorosos.
  3. FATIGA: Es un síntoma ya bastante grave, ya que el agotamiento llega hasta tal punto que nos puede producir mareos y desorientación, además de vómitos.
  4. SINCOPE: Momento en el que podemos llegar a perder la conciencia y caer al suelo. En este tipo de situaciones se precisa asistencia médica inmediata.
  5. GOLPE DE CALOR: Es la situación más extrema. Puede llegar antes o después dependiendo de la forma física, edad o género de la persona, pero puede llegar casi de repente, por lo que no se debe correr el riesgo. Llegados a este punto empezarían a fallar los principales órganos: Hígado, riñones, cerebro, etc… Hasta poder causar en ocasiones la muerte.

El mensaje principal es que, en verano, se debe evitar las horas de mayor temperatura en el exterior. Hay que estar bien hidratado y hacerlo constantemente… Para evitar males mayores, ante cualquier síntoma, hay que cesar la práctica de ejercicio inmediatamente. Recomendamos acudir a centros con aire acondicionado o hacer ejercicio en casa si estás ante una ola de calor.

Efecto de escuchar música durante el ejercicio

Muchos de nosotros nos hemos visto en la situación de estar escuchando nuestra canción favorita mientras realizamos ejercicio, ya sea entrenamiento de fuerza como cardio, pero ¿Realmente la música beneficia a nuestro rendimiento? Según algunos estudios (Hagen y col, 2013; Int J Sports Physiol Perform 8: 104-6) la música en sí, independientemente de qué tipo de música escuchemos, no afecta ni beneficia a nuestro rendimiento deportivo.

Es decir, nuestra frecuencia cardíaca, fatiga muscular o lactato no se ven ni mejorados ni afectados en ningún momento a la hora de entrenar con música. Sí podemos tener cierta mejora en la en cuanto al tiempo de ejercicio, el cual (especialmente haciendo cardio de carácter lineal durante varios minutos) puede hacerse especialmente largo sin ningún tipo de estímulo. En este caso sí es conveniente afirmar que la música nos puede beneficiar de cara a las sensaciones y percepción del tiempo, el cual puede parecer algo más corto y hacer de la práctica del ejercicio algo más ameno.