¿Por qué hay inflamación?

Cuando se produce una rotura muscular o lesión aguda, el cuerpo trata de curarse, ¿Cómo?, a través de la inflamación. De hecho, todo el mundo cree que esto es malo, pero la produce el propio cuerpo para la curación de la lesión.

Existe una medicación moduladora de la inflamación, es decir, no reduce la inflamación, sino que la regula poco a poco. En una inflamación van las células reparadoras. 5 SIGNOS: Tumor, rubor, calor, dolor, etc.

Tres fases de una lesión, durante el proceso inflamatorio:

Fase inflamatoria: predomina el sangrado (edema). La producción celular también está presente con células reparadoras que limpian el tejido dañado o muerto. Crean la base para hacer el tejido nuevo. Hay que controlar, pero nunca eliminar. El reposo ha de ser relativo, es decir, donde está la lesión muscular ha de permanecer inmóvil. Dura de 1 a 3 días.

Fase ploriferativa. Se forma la red de células de colágeno y fibras musculares nuevas. El objetivo es una correcta alineación del tejido nuevo. La red de tejido conjuntivo se crea y se va “rellenando” de tejido muscular, la movilidad del músculo es limitada, pero a partir del tercer día el músculo ha de moverse con movimientos excéntricos y concéntricos, para que las células nuevas se “coloquen” en la dirección que deben colocarse, ya que de lo contrario, lo que provoca es que el músculo no sea 100% funcional y que provoque un mayor riesgo de lesión. Esta fase es casi siempre igual en casi todas las lesiones. A la mala colocación de fibras se le llama fibrosis, forman un callo de tejido duro y el tratamiento es romper para crear nuevas fibras en el lugar correcto. Hasta 6-8 semanas.

Fase remodelativa. Se fortalece el tejido muscular y conjuntivo. Con la hipertrofia se puede fortalecer, pero básicamente se trata de cargas de fuerza progresivas. Hasta 6-12 meses.

Anuncios

¿Qué es una contusión?

Básicamente existen dos tipos de lesiones importantes: Contusión y distensión. Esta última la veremos más adelante, hoy trataremos la contusión, cómo se produce y qué hay que hacer cuando se padece.

Contusión es un traumatismo externo que golpea directamente al músculo. Siempre se ha conocido como “un golpe” en una zona muscular. La posibilidad de lesión vascular (hemorragia) va asociada. Existen los hematomas intermusculares, que se localizan en las zonas musculares junto a la piel y separadas del tejido conjuntivo; y los hematomas intramusculares, que son de peor diagnóstico, y consisten en el sangrado sistemático del músculo de manera interna tras el trauma. Las contusiones se pueden clasificar como leves, moderadas y graves.

Cuando la movilidad articular de la articulación que depende del músculo con la lesión es completa, se trata de un grado leve.

Cuando la movilidad es limitada debido a molestias, se trata de un grado moderado.

Cuando existe una inmovilidad completa o la articulación se encuentra gravemente comprometida, se trata de un grado grave.